AÑO NUEVO CHINO 2021: UN AÑO DIFERENTE

Acerca de la Cámara de Comercio Peruano China

Por: Rubén Tang 邓如朋, Asesor del Vicerrectorado de Investigación-Proyecto Relaciones PUCP-Asia – Ex director y fundador del Instituto Confucio de la Pontificia Universidad Católica del Perú

El Festival de la Primavera o el Año Nuevo Lunar, nombres con los cuales es también conocido el Año Nuevo Chino es sin lugar a duda, la fecha más importante del pueblo chino. Durante su celebración, hay diversas costumbres y tradiciones pero principalmente es una fiesta de carácter familiar. Es la época del año en que las familias se reúnen y sus miembros viajan largas distancias incluso desde el exterior para poder llegar a casa a ver a sus seres queridos. Es quizás para muchas personas la única oportunidad del año que tienen de regresar a sus hogares porque viven y trabajan en otras provincias del país. Es la cena o banquete más importante del año donde se incluyen los platos que, según la tradición, traerán felicidad, prosperidad y salud.

De acuerdo con el calendario lunar chino, el 12 de febrero del 2021 se iniciará el año del buey de metal y terminará el año de la rata de metal, este último marcado por una crisis sanitaria inédita que ha causado la muerte de millones de personas en todo el mundo así como una debacle económica sin precedentes en muchos países con la consiguiente pérdida de empleos y la quiebra de innumerables negocios.

En China en particular, este año, debido a que el virus no ha sido controlado completamente y la vacuna todavía se encuentra en periodo de distribución, la fiesta será diferente y caracterizada por la mesura y la sencillez, sin el ambiente que usualmente tiene.  Hay una plena comprensión de las personas en China de que muchas de las actividades o las tradiciones anteriormente mencionadas deberán ser suspendidas o reprogramadas con la finalidad de colaborar con el gobierno en el cumplimiento de las medidas que permitan superar esta pandemia lo más pronto posible. Es así que muchas personas deberán permanecer en su lugar de residencia y no podrán viajar este año especialmente a las ciudades donde hubo nuevos casos de infección o rebrotes. Asimismo, se mantendrán las medidas de control estricto o confinamiento en diversas ciudades del país de acuerdo a la gravedad de riesgo de contagio.

Sin embargo, a pesar de existir un gran espíritu de colaboración esto no ha sido fácil para mucha gente por la importancia de esta festividad. Por ello, en las diversas ciudades del país se les ha dado diversas clases de incentivos a los trabajadores como pagos de teléfono, facturas por servicios médicos, horas extras, subsidios a las empresas por cada trabajador que no viaje durante las vacaciones etc. Con estas medidas, el gobierno chino está tratando de evitar un brote importante que podría socavar la recuperación económica del país. Las cuarentenas estrictas del año pasado llevaron a la economía de China a su primera contracción en casi medio siglo, pero luego se recuperó cuando los funcionarios ordenaron a los bancos estatales que prestaran y que abrieran las fábricas. A principios de este mes, China informó que su economía creció un 2,3 por ciento en 2020, muy probablemente superando a otros países grandes, incluido los Estados Unidos.

Otra característica importante de este año es el crecimiento exponencial de las compras por internet en desmedro de las compras de regalos de manera presencial. Por ejemplo, se organizarán actividades virtuales especiales como compras en festivales, viajes al mercado, cenas en la nube y saludos. Se contratará a restaurantes de calidad y de marcas tradicionales para que proporcionen entregas a domicilio de comidas para la víspera del año nuevo, bodas y cumpleaños. Asimismo, se proporcionarán servicios de apoyo durante las vacaciones del Festival de Primavera para permitir celebraciones felices y alegres en casa.

La estabilidad económica de China es importante para el mundo y especialmente para el Perú. Ambos países tienen lazos históricos de más de 170 años, China actualmente es el primer socio comercial de nuestro país y la inversión de empresas chinas en diversos sectores es cada vez más creciente. En ese sentido, la optimización del Tratado de Libre Comercio, el incremento de la diversificación de nuestras exportaciones hacia ese país así como la mayor inversión china serán aspectos cruciales para nuestra recuperación económica luego de superada la pandemia. Tengo la plena confianza de que China seguirá apoyando al Perú de forma solidaria y permanente en razón de los lazos de amistad y cooperación anteriormente mencionados a fin de que todas las medidas que ayuden a lograr ese objetivo sean exitosas.