• Siguenos en:

¿CÓMO REESTABLECEMOS LA CONFIANZA COMERCIAL DESPUÉS DE LA CUARENTENA?

2020-05-15

La pandemia COVID19 ha puesto en jaque a los sistemas de salud del mundo. Ello obligó a los líderes internacionales, en mayor o menor medida, a implantar cuarentenas y toques de queda que afectaron al mercado laboral internacional. Tomando como ejemplo Estados Unidos de América, solo hasta fines de marzo se habían registrado más de 3 millones de nuevos casos de solicitud de seguro de desempleo a nivel nacional, esperando llegar a un total de 26 millones de desempleados a fines de abril. Las políticas de inamovilidad a nivel internacional están generando presiones recesivas sin precedentes lo que ha forzado a los bancos centrales a reducir las tasas de interés de corto plazo, garantizar créditos empresariales, incrementar subsidios y medidas para mantener el empleo, a fin de reducir el impacto económico de la pandemia y de las medidas de seguridad de la salud adoptadas puesto que una recesión viene acompañada de incremento en el riesgo de quiebra de empresas en los mercados. Es decir, la crisis de salud tuvo un efecto de contagio en la salud empresarial. Como tratamiento para lo segundo, el Estado peruano preparó un paquete de estímulos - destacado por BBC Mundo – que implica entre otras medidas invertir más de US$ 25 mil millones o 12% del PBI para apoyar la subsistencia y consumo de las personas. Dentro del paquete de estímulo, el plan Reactiva Perú destina S/ 30 mil millones a mantener viva la cadena de pagos y que las empresas puedan solventar el capital de trabajo requerido para operar. Sin embargo, hay quienes afirman que el impacto es tal, que el referido fondo puede no ser suficiente para apoyar a todas las empresas que lo necesitan y, por otro lado, no ser suficiente en cada caso, pues el monto asequible de la garantía cubre como máximo el equivalente a tres veces la aportación a EsSalud en el 2019, o un mes de ventas promedio mensual obtenido en 2019. Esto quiere decir que el Estado estará en capacidad de otorgar como crédito líquido un mes de ingresos promedio lo que es una ayuda – para aquellos que logren acceder a ella - pero no resuelve el problema de fondo que impactará a todo el mercado hasta que este pueda regresar a su nivel normal de actividad. Nos enfrentamos a una crisis de confianza y crédito. Prácticamente todas las compañías a nivel internacional van a experimentar un impacto de reducción de flujo de caja de efectivo, por lo que “Cash is King” vuelve a entrar con fuerza en este nuevo escenario de incertidumbre global. Las empresas aplicarán tácticas dirigidas a retener el efectivo disponible para poder afrontar las obligaciones de corto plazo, por ejemplo planillas o vencimiento de proveedores, buscando extender al máximo posible el crédito comercial recibido y acortar el brindado. Ahora entonces, con mayor razón todo el mercado estará buscando brindar el menor crédito y recibir el mayor posible. Este escenario es inviable a nivel nacional e internacional. Incluso las empresas más grandes y con capacidad financiera van a tener que decidir a quién le otorgan crédito teniendo en consideración que dichas decisiones implican un mayor riesgo en la toma de decisiones. Por otro lado, comprender que un número de proveedores hoy ya no cuentan con la capacidad financiera anterior a marzo 2020 para otorgar créditos comerciales. Adicionalmente por el efecto de la incertidumbre, un acto racional en toda empresa sería otorgar créditos cuyo vencimiento sea menor al vencimiento de las obligaciones inmediatas. Si en contextos de incertidumbre el efectivo es rey, entonces el crédito se torna en la reina. “En el ajedrez, al rey se le protege mientras que la reina es la pieza clave en ofensiva y defensiva dependiendo del momento en que se encuentre la partida.” Para resolver esta crisis de confianza y crédito, tanto la empresa otorgante de crédito como las empresas solicitantes de crédito - recordando que toda empresa se encuentra en ambas situaciones al unísono-, van a tener que brindar al mercado mayor información y transparencia sobre su entorno actual y, por otro lado, tomar acciones de conocimiento y control de riesgo. Es decir, se debe poder estar en capacidad de responder dos preguntas: (1) ¿Cómo decidir a quién se le otorga crédito? (2) ¿Cómo obtengo más y mejor crédito? Para responder estas dos preguntas es necesario retornar a la base de las decisiones de crédito, las 5Cs del Crédito que se muestran en el siguiente cuadro resumen: A partir de toda crisis, aparecen oportunidades. En esta ocasión podemos reorganizarnos a fin de implementar mecanismos para gobernar el riesgo y no dejar que el riesgo nos gobierne, reconstruyendo un negocio sostenible ahora y en el mundo post COVID19.

Regresar

(51-1) 422-8152 / 422-8358 / 750-4207

Calle Francisco Masías 544, piso 6, San Isidro, Lima, Perú